Un grupo musical en Cayambe fusionó la melodía andina con lo contemporáneo


Las flautas de caña y madera abundan en un cofre con la tapa abierta. Junto a él están las guitarras, tambores y un bajo.

Todos los instrumentos comparten un amplio espacio en la sala de una casa que se convirtió en estudio musical. Esta es la estancia del grupo de música andina más representativo de Cayambe.

Ñanpi, una palabra quichwa que significa ‘caminando’ o ‘en camino’, es el nombre de esta agrupación que lleva más de 20 años en la escena de la música tradicional del Ecuador. Los músicos que lo integran han participado en numerosas presentaciones dentro del país y en festivales internacionales.

En 1990 se crearon varios espacios para recuperar los valores de la identidad indígena, dice César Bustos, uno de los músicos y creadores de Ñanpi. Pero la idea de formar el grupo musical fue de tres hermanos, un primo y un amigo.

De los cinco primeros integrantes que cimentaron esta propuesta siguen solo tres en la actualidad. Hoy en día, Ñanpi está conformado por ocho músicos.

Todos son solistas y hábiles para tocar instrumentos ancestrales como las flautas, ocarinas, rondadores y guitarras. Sonidos que se conjugan con las notas de violines, clarinetes, el saxo y otros modernos como el bajo eléctrico y la batería. “Es la unión de los solos, que al juntarse suena una obra completa”, cuenta Bustos.

Él cataloga a la música que hace Ñanpi como fusión. No es tradicional ni andina ni folclórica. “El folclor es el saber de un pueblo. Pero en los medios se lo cataloga como un eslogan. Y este grupo toma elementos de todas las culturas y los fusiona en la casa de la música andina. Esa es nuestra base”. Y eso es lo que se escucha.

En melodías como San Juan Enamorado, que forman parte de su trabajo discográfico ‘Di-verso’, suenan bajos eléctricos, clarinetes, rondadores y fuertes sonidos de percusión.

Un conjunto de acordes que representan la misma fusión que caracteriza a todo el país. Similar reacción causan al escucharlos en vivo, durante un ensayo.

Así lo hacen cuatro, de los ocho integrantes al entonar una canción instrumental, con guitarra, charangos y flauta traversa.

La mayoría de integrantes del grupo son músicos y dan clases de este arte en instituciones educativas. Es el caso de Fernando Bustos (encargado de las cuerdas). Él, antes de formar parte de Ñanpi, era aficionado a la música pop. “Ahora esta música es parte de mi vida”.

Para Mauricio Noboa, otro de los integrantes más, estar cerca de la música andina le transmite tranquilidad. “Es una emoción grande, porque se va rescatando lo que es nuestro país”.

En eso coincide Iván Gonzales, quien con su clarinete pone el ingrediente fusión a esta música. “Es sentir las raíces”, dice.

Freddy Aguas es el encargado de los videos del grupo. En ellos se conjuga su música con teatralidad. “Su música se transforma en vida, donde ellos son los protagonistas”.

Dos décadas de música

El grupo ha grabado y producido cuatro discos desde 1991. En los primeros años también grabaron dos cassetes.

Ñanpi se ha presentado en escenarios de países como Venezuela, Brasil, Paraguay, Francia, Bélgica, Italia y Colombia.

Una de las presentaciones que más recuerdan fue ante Shirin Ebadi, la iraní que ganó el Premio Nobel de la Paz en el 2003.

Una idea sobre “Un grupo musical en Cayambe fusionó la melodía andina con lo contemporáneo

  1. Nanpi es el expresionismo de la música y como bien dice mi hermano Cesar bustos es una fusión en la cual los protagonistas son nuestros fucos como nosotros lo llamamos fusionados con los instrumentos electrónicos que dejan una sonoridad incomparable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *